1. ¿Por qué cree que ha surgido su profesión?

Vivimos en una era de consumismo, donde creemos que tener mucho de todo nos garantiza algún tipo de seguridad y de bienestar y, por ello, la gente ha pasado de vivir con lo básico a acumular pertenencias, recuerdos e información.

Esta acumulación conduce a una parálisis, a un estancamiento al organizar porque no saben por dónde empezar al verse rodeados de tantas cosas, y es entonces cuando un organizador profesional puede ayudar.

2. ¿Qué conexión hay entre el orden mental y el orden material?

Muchas veces nuestro interior está desorganizado, tenemos demasiados objetos, y eso se refleja no sólo en nuestra casa sino también en nuestro interior, en nuestra mente.

De hecho la idea o filosofía del minimalismo es adoptada cada vez más por personas de todo el mundo. Es mucho más atractivo considerar la posibilidad de simplificar tu vida a través de la limpieza y de la eliminación de objetos innecesarios, para concentrarte en las experiencias satisfactorias que te brinda la vida, y te aseguro que el caos y el desorden no están dentro de estas experiencias.

El ambiente que nos rodea está conectado con nosotros y refleja nuestra mente, y como dice un maestro budista «cuando ese entorno es desordenado, nuestra mente también. Si tenemos hermosa nuestra casa, nuestra mente estará muy clara y tranquila».

He comprobado que el orden aporta armonía a la vida, haciéndote ser consciente del montón de cosas que acumulas a lo largo de tu existencia, muchas de las cuales son absolutamente innecesarias. Por ello, es importante vivir con lo que verdaderamente se ama y se necesita. No se trata sólo de organizarse, es una nueva manera de ver tus cosas y de ver tu vida.

Este enfoque nos ayuda a disponer y organizar nuestro espacio y nuestra mente, para rodearnos de lo que realmente nos interesa y nos inspira, y que nos ayuda a encontrar el equilibrio en la vida.

3. ¿Cuáles son las claves para ser ordenados?

La clave para ser ordenados es no acumular. Pensar que todas las cosas que entran en nuestra casa, en nuestra vida, deben tener un «sitio» donde vivir, sino es así, es mejor que las dejemos ir.

Debemos aprender a tener sólo lo que nos es útil, lo que amamos y lo que complementa nuestra visión de vida, pero sólo si tiene cabida en ella.

4. ¿Qué beneficios aporta el orden y por qué?

Los beneficios de despejar el desorden o lo que el orden aporta, hay muchos y en diferentes facetas de nuestras vidas, pero los más importantes serían:

– Más energía

– Mayor concentración

– Salud mental más positiva

– Estilo de vida más saludable

– Productividad incrementada

– Más espacio y tiempo para cosas y personas que nos hacen felices

El motivo es muy simple: evitamos los espacios abarrotados, los cuales son abrumadores. De hecho el caos llama a más caos, se multiplica y expande por toda nuestra casa e incluso por nuestra vida. Se convierte en una situación de locura, difícil de detener, y que acaba con una situación de desorden desbordante.

Cuando tu hogar esta ordenado, los efectos positivos se extienden por todas las facetas de tu vida, consigues que tus rutinas y tu hogar se simplifiquen, funcionando como una máquina bien ensamblada, lo que te permite tener más energía para completar tus tareas y satisfacer tus propias necesidades y si tienes familia, también la de ellos.

5. ¿Es el orden una herramienta imprescindible en la vida?

Tal y como te he comentado en la pregunta anterior, el orden nos ayuda a evitar que nuestros espacios se abarroten, y se vuelvan abrumadores. Cuando en nuestra casa existe el caos, éste acaba invadiendo todo nuestro entorno y toda nuestra vida.

De hecho, las casas desorganizadas tienden a ser muy desestructuradas. Por el contrario, si tu casa está ordenada consigues sentirte en paz y en calma.

Por ello, es muy importante el orden en tu vida, pero sobre todo en tu casa. Ésta debería ser el lugar donde reconectas contigo mismo y con tus seres queridos. Por ello, si tienes un ambiente agradable, libre de desorden, ayudas a que tú y si tienes familia, a todos sus miembros, a desconectaros del mundo y recargar energías para cada nuevo día, una vez lleguéis a vuestra casa.

Por el contrario, si tu casa está en un estado crónico de desorden y desorganización, es difícil recargarla.

El orden es una herramienta imprescindible en la vida, pero si quieres tener orden en tu vida, antes tienes que tener orden en tu casa.

6. ¿Por qué existe el apego emocional a las cosas materiales y como se debe combatir?

El apego a las cosas materiales es muy habitual. Este apego puede venir a través de aquellos objetos que nosotros hemos decidido adquirir o aquellos que nos han venido en forma de regalo o herencia.

En el primer caso, desprendernos de ellos nos es difícil por el  hecho de que nuestra sociedad es una sociedad consumista donde nos hacen creer que las cosas materiales , o gran parte de ellas, nos darán la felicidad. Nuestro cerebro hace que valoremos más los objetos que consideramos nuestros y construimos una parte de nuestra identidad a través de lo que poseemos.

En cuanto a la segunda, muchos de ellos los mantenemos para agradar o no disgustar a los que nos lo regalaron.

Es cierto, que los apegos sentimentales que tenemos a todos estos objetos que hemos ido acumulando durante nuestra vida, hace muy difícil decirles adiós, queremos, pero no podemos. Pero esto puede volverse en nuestra contra, porque al final acabas llevando una mochila con demasiado peso, todo tu pasado. Es importante dejar ir el pasado, para centrarnos en el presente y el futuro.

Una manera de combatirlo, es primero tener conciencia de que esta mochila es un lastre. Hay que pararse unos minutos y reflexionar para ver todas nuestras posesiones, y hacer una lista de lo que necesitamos y de lo que no. Es el primer paso, y el más importante, porque éste nos mostrará la primera realidad, la mayoría de las cosas que tenemos no las necesitamos para vivir y ser felices.

Una vez tengamos esta lista hecha, te diría que todas las cosas que no nos hacen felices  y no nos sirven para vivir, debemos decirles adiós, regalándolas, donándolas o reciclándolas. Si en ella hay objetos con un apego muy sentimental, podemos  hacerle una foto, y guardarlas en una archivo que puedes llamarle recuerdos, y que puedes acceder a ella cuando quieras evocar alguno de ellos.

Debemos vivir de forma ligera, sin cargas ni físicas ni emocionales, y esto también tiene que ver con los objetos. Hay que rodearse de cosas que realmente se aman, no de objetos que son inútiles y que sólo suponen una carga tan pesada como innecesaria.

7. ¿Es la dejadez una de las principales causas del desorden? y  las emociones?

Te diría que no. De hecho muchas veces la gente llega a la desorganización de las casas, e incluso a la saturación de su vida, sin ser conscientes de cuál es el motivo. Aunque las vías que pueden llevarnos a esta situación pueden ser distintas:

Demasiadas pertenencias. Nos llegan pertenencias por todos lados. Compramos o recibimos, y el problema de esto, es que lo hacemos sin tener un plan para deshacernos de los que no necesitamos, no nos gusta, está estropeado o simplemente, no nos es útil, provocando las saturación de los espacios.

También solemos tener demasiadas actividades en nuestra agenda, no sabemos decir que no a numerosos compromisos de trabajo, sociales y de familia, saturando por completo nuestro día y nuestra mente, lo que provocará que cuando lleguemos a nuestra casa no tengamos fuerzas ni físicas ni mentales para ordenar.

Y el exceso de información, ya sea en forma escrita o digital, nos hará sentirnos abrumados por tantos datos, por no saber qué hacer con ellos, cómo ordenarlos o si debemos o no desecharlos, y llegará de nuevo el bloqueo hacia el intento de organización.

Por ello, te diría que la principal causa del desorden es tener mucho de algo y no tener la capacidad de dejar ir las cosas.