El desorden es desorden, y cuando este llega a niveles difíciles de gestionar no hay soluciones a medias, o trucos mágicos y fáciles de llevar a cabo para que todo se vea ordenado, si antes no hacemos un trabajo a fondo, el orden no llegará sólo con algunos de los trucos que os voy a comentar. De hecho algunos no toman mucho tiempo en llevarse a cabo, pero el impacto que pueden tener en ese orden visual en nuestro hogar es increíble.

¿Empezamos?

1- Alinear zapatos

Normalmente muchas veces las personas cuando llegan a casa dejan los zapatos cerca de la puerta, o en el suelo de una habitación, o en cualquier lugar que tengamos destinado para ello. Pero, debo deciros que una montón de zapatos dejados en el suelo de cualquier manera parece desordenado. En cambio, si alineamos los zapatos por pares, es sorprendente el cambio que hace el espacio, se ve mucho más ordenado. De todos modos, tengo que decir que lo suyo sería no dejarlos en el suelo, ni por cualquier lugar, sino tener un zapatero para guardarlos dentro de él, manteniendo el mismo criterio, por pares y alineados.

2- Empujar las sillas, manía, no, orden visual, si

Es algo que insisto siempre a mis hijos, y tengo que decir que no siempre obtengo buenos resultados, pero yo no desfallezco y continúo insistiendo: empujar la silla al salir de la mesa, ya sea de la cocina, del salón o incluso de su habitación. Es un acto simple, que necesita 0 esfuerzo, y un segundo de trabajo, pero es un buen hábito si quieres orden visual en tu casa. ¿Habéis visto alguna foto de estas que aparecen en Instagram de decoración, orden o lo que sea con una silla fuera de su lugar? No, y si lo hicieran desaparecería toda esa magia que nos atrae de esos espacios.

Os lo aseguro, alinear las sillas hace que cualquier espacio sea un mundo diferente.

3- Eliminar superposiciones visuales

Las neveras o tableros son lugares maravillosos para notas, recordatorios y obras de arte de nuestros hijos. Tan maravilloso, que constantemente estamos agregando más. Pero siento deciros que al final tanto papeleo, notas acaba descontrolándose, y superponemos cientos de cosas.

Esto para mi tiene tres problemas:

  1. Si vamos poniendo notas cubriendo unos a otras el propósito de acordarnos de algo pierde su función, ya que una queda anulada por la otra que hemos puesto encima y hace que no la podamos ver.
  2. En el caso de las obras de arte de nuestros hijos en nuestra nevera, es una idea muy tierna, pero al final acaba pasando lo mismo, se pierden entre tantas cosas y acabamos olvidándolas. Creo que sería preferible, tener un tablón metálico en la habitación de nuestros hijos, donde vamos poniendo sus trabajos, sujetos con imanes, y que iremos renovando a medida que vayan llegando nuevos trabajos a nuestra casa.
  3. Y por último y para mi más importante, crea mucho ruido visual, y eso provoca desorden visual.

De todos modos, si quieres utilizar tu nevera u otros tableros para poner todas estas notas, o los trabajos infantiles, debes tener en cuenta:

  1. Tener espacio para cada una de cada una de las piezas, notas o dibujos que pongamos.
  2. Asegurarnos que todos ellos estén nivelados.
  3. No dejes que nada cuelgue sobre los bordes.

4-Recortar / Eliminar embalaje

Aunque la tendencia es cada vez intentar consumir más productos a granel, con la menor cantidad de embalaje posible, todavía es imposible evitarlos, y llegan a nuestra casa con nuestros productos y muchas veces son los causantes del ruido visual de algunos de nuestros espacios, os voy a poner algún ejemplo para que veáis a lo que me refiero.

Llega a casa la compra del supermercado, y hemos comprado por ejemplo un pack de 6 bricks de leche, y este viene debidamente empaquetado con un plástico a su alrededor o una caja de cartón. Muchas veces lo guardamos sin quitarle de su embalaje, tenemos prisa, mil tareas nos esperan y no pensamos en nada más que en sacarnos todo de en medio. Llegará el momento que necesitemos un brick de leche y muchas veces lo que hacemos es abrir el plástico o romper la caja que lo protege, coger ese brick y dejar el embalaje roto y medio abierto en nuestro armario, en la despensa o donde lo almacenemos, y eso es desorden visual.

Es un simple ejemplo, pero os podría citar infinidad de ellos: los rollos de papel higiénico con su embalaje a medias, las bolsas de plástico de la ropa que hemos traído de la tintorería en el armario, los paquetes a medias abiertos de arroz, sal, o cualquier otro producto de nuestra despensa.

Por ello, una de mis recomendaciones es eliminar todos los embalajes innecesarios si es posible, pero en el caso de que por comodidad o higiene consideráis que es más cómodo mantenerlo, al menos os recomendaría cortar el exceso de plástico, de cartón o de lo que lo embale. Mejoraremos mucho el ruido visual y la sensación de desorden.

5- Eliminar etiquetas

Las toallas, almohadas y nórdicos  suelen llevar con etiquetas grandes y antiestéticas y en realidad todos ya tenemos claro cuáles son las recomendaciones para su lavado. Yo lo que hago es cortarlas, y la verdad es que visualmente queda mucho mejor.

6- Plantas Tristes

Las plantas son las grandes pontenciadoras de energía, aportan suavidad y oxígeno a una habitación y tienen un poder maravilloso sobre nosotros.⠀

De hecho muchas veces son imprescindibles para dar el toque a cualquier proyecto de organización. Para mí son realmente útiles porque suavizan espacios rígidos y tristes, aportan un toque de vida, armonía, frescura y alegría a cualquier espacio: cocina, mesa de trabajo, baño, mesitas de noche, librerías, e incluso me sirven para esconder cables. Son mis grandes aliadas en mis proyectos de organización, uno de mis toques personales, ya sean naturales o artificiales.⠀

Sin embargo no podemos olvidar que si decidimos añadir naturaleza a nuestro hogar, ésta debe verse bien. Una planta muerta o desaliñada se ve horrible y connota una sensación de abandono y descuido en una habitación. Por ello, aunque lo ideal es utilizar plantas vivas, si eres de los que no tienes tiempo o «gracia» para cuidarlas como yo, y quieres utilizar las plantas para decorar tu hogar, puedes optar por las artificiales, piensa que cuidar las plantas y mantener un espacio organizado va muy de la mano, por ello, si no te ves capaz, las artificiales son una solución.⠀

Utilizar las plantas en nuestro hogar incluso en nuestra mesa de trabajo como objetos decorativos hará de éste un espacio más armonioso, equilibrado, relajante y acogedor

7- Mesita de centros ordenadas

Uno de los focos de desorden de un salón es la mesita de centro, es un imán para papeles, vasos, llaves … Revísala diariamente y desaloja todo lo que no pertenece a este espacio, tu salón notará la diferencia. Y no te olvides de su decoración, piensa que es una de las piezas más miradas de toda la casa y debe estar de revista.

8- Recoge lo que se encuentre en las superficies

Qué tentador es llegar a casa y tirar las cosas encima de cualquier silla, en la mesa del comedor, en nuestra cama o incluso dejarlo en la cocina. Desde la ropa que llevamos, el correo que hemos recogido o un montón de cosas que traemos con nosotros, parece más fácil dejarlo en cualquier lugar que en su sitio real, por aquello de «luego lo guardo». Pero, si esta acción la hacemos repetidas veces, y no cumplimos el «ahora lo guardo», esa pila crecerá a proporciones épicas, y muy pronto no tendrás silla, no tendrás mesa o incluso no tendrás cama, y la sensación de desorden empezará a acaparar todos tus espacios.

 9- Reduce tu decoración

Es cierto que la decoración consigue que cualquier espacio tenga personalidad y se convierta en un hogar, pero demasiada decoración tiene todo el efecto contrario, convierte el espacio en saturado, abarrotado y eso provoca sensación de desorden.

Yo siempre digo no porque tengamos espacio debemos llenarlo. Todos los espacios deben respirar visualmente, y eso se consigue teniendo lo justo nada de excesos, y lo que tengamos deberían ser las piezas que más nos gusten e inspiren, si hacemos que estas estén en espacios despejados las podremos ver más y hará que también las disfrutemos más.

10- Hacer la cama

Lo sé, quiénes me siguen, pensarán que soy pesada, insistente con este tema, pero realmente tengo comprobado los beneficios visuales que produce hacer nuestra cama. Nada tiene que ver una habitación con la cama hecha o no, son sólo 90 segundos, pero estos obran magia para conseguir un espacio organizado y ordenado.