Cuando oímos la palabra abundancia, los primeros sentimientos y pensamientos que vienen a la mente son de prosperidad: naturaleza exuberante,  casas lujosamente decoradas, mesas repletas de comida, un garaje lleno de coches, de hecho, casi siempre la asociamos a muchos objetos. El motivo es que durante mucho tiempo nos han hecho creer que la vida puede mejorarse teniendo «más», «mucho».

Es cierto que cuando las necesidades básicas de la vida son escasas, la necesidad de abundancia es racional. Pero también es cierto que una vez tenemos todo lo que necesitamos, más cosas en nuestra vida pueden convertirse en una carga.

Para que veas a que a veces demasiado de algo no es siempre positivo, te voy a detallar situaciones donde ese «demasiado» es más una carga que una bendición.

  • Cuando tienes más ropa de la que cabe en tus cajones o armario y la guardas en pilas donde se arruga y se olvida.
  • Cuando queremos comprar algo, y tenemos demasiadas opciones y nos es imposible decidirnos.
  • Cuando tienes tantos amigos que no puedes invertir el tiempo que deseas con cualquier persona individual.
  • Cuando de repente tienes más clientes o trabajo del que puedes gestionar, y te sientes frustrado por no llegar a todo.
  • Cuando una publicación de blog se vuelve viral y bloquea tu sitio.
  • Cuando tienes una agenda con exceso de actividades, que no te permiten disfrutar de ninguna de ellas al 100% porque vas demasiado estresado.
  • Cuando tu pareja es demasiado obsesiva con vuestra relación, y puede derivar en una relación tóxica.
  • Cuando llega la ansiada jubilación y de repente tienes demasiado tiempo libre que no sabes gestionar, o demasiadas obligaciones impuestas que no te dejan disfrutar.

Es cierto que llegar al equilibrio es complicado, y a veces nos parece imposible conseguirlo, pero debemos intentar encontrar ese punto donde tenemos más que el mínimo, pero no tanto como para estar abrumados.

De hecho a veces estamos con el cartel de «COMPLETO» en nuestra vida, y ni tan siquiera somos conscientes. Hay indicadores que nos harían colgar el cartel, pero nos los vemos, por ello, te voy a detallar algunos, por si tu vida está totalmente llena y ni lo sabes :

  • Cuando nuestras tarjetas de crédito están al máximo.
  • Cuando el horario de un día tiene que suceder exactamente como se planificó para que funcione.
  • Cuando nos sentimos culpables por el exceso de posesiones que tenemos.
  • Cuando nuestro espacio está tan abarrotado que dejamos de invitar a las personas.⠀
  • Cuando compramos objetos por duplicado.⠀
  • Cuando nos encontramos perdiendo el tiempo tratando de encontrar artículos que sabemos que poseemos.⠀
  • Cuando tenemos capas de artículos colgados en un nuestra nevera, pared o tablón de anuncios.⠀
  • Cuando el armario está lleno de ropa que casi nunca usamos y encima no sabemos que ponernos.⠀
  • Cuando no podemos pagar una factura porque no somos capaces de encontrarla entre una montaña de papeles.⠀
  • Cuando una habitación no se puede utilizar para el fin previsto porque se ha convertido en un trastero.⠀
  • Cuando los artículos que realmente nos gustan se dañan porque no hemos podido almacenarlos adecuadamente.⠀
  • Cuando no tenemos espacio para disfrutar de nuestros pasatiempos.⠀
  • Cuando se caducan los alimentos de nuestra despensa por no saber que estaban en ella.⠀
  • Cuando no podemos trabajar ni concentrarnos en nuestro oficina de casa porque la mesa está saturada de papeles, objetos de escritorio, cables, no⠀
  • Cuando nuestro ordenador, nuestro mail está al límite de su capacidad por los documentos guardados, fotos almacenadas, mensajes pendientes de leer y eliminar.⠀
  • Cuando estamos gastando grandes cantidades de dinero para almacenar artículos fuera del sitio y no podemos recordar lo que estamos guardando allí.⠀
  • Cuando no podemos limpiar porque nuestras superficies están cubiertas de pertenencias.⠀
  • Cuando los miembros de la familia se quejan del estado del hogar.⠀
  • Cuando nos sentimos abrumados y no podemos más.⠀

Recuerda, no importa lo que poseemos, sino la capacidad que tenemos de disfrutar de lo que nos importa.⠀