Algunos de los clientes que contratan los servicios de un organizador profesional necesitan conseguir organizar las habitaciones de los más pequeños de las casas: habitaciones repletas de juguetes, en la mayoría de casos en exceso. Cumpleaños, abuelos haciendo de abuelos, porque sí, porque ha salido un nuevo dibujo de Disney o un superhéroe, sea el motivo que sea acaban convirtiendo el espacio de los peques en habitaciones repletas de cientos de juguetes, y luego, lo siguiente que viene, es ver como todo y así, no juegan con nada, se aburren con todo o se han pasado la tarde jugando con una caja de cartón.

Esto lo he vivido yo cuando mis gemelos eran pequeños, y además de todos los motivos que he añadido, en mi caso, todo era peor, se traía por duplicado.

A raíz de este desbordamiento, y esta saturación de todo y todos decidí poner en práctica la rotación de juguetes, y funcionó.

Os explico ….

Consiste en algo tan sencillo como hacer rotar los juguetes que tienen nuestros hijos, más abajo os doy los pasos a seguir, ahora sólo quiero detallaros los beneficios de este sistema:

  1. Mis hijos sentían que tenían juguetes nuevos cada cierto tiempo (sin que entraran de fuera ninguno).
  2. Jugaban mejor.
  3. Estaban más relajados, cuando hay menos opciones y el desorden es menor todo fluye mejor.
  4. Me permitía ver mejor que era con lo que realmente jugaban o no, de esta manera podía deshacerme de los juguetes que no usaban con más precisión y evitar la acumulación.

Con este sistema mis hijos jugaban más y mejor, si quieres probarlo, a continuación te cuento como lo llevaba a cabo yo.

Antes de empezar este proceso, es un buen momento para hacer la gran criba de los juguetes: los rotos, los que ya sabemos que no juegan o los que ya no corresponden a su edad, pueden no pasar a la siguiente fase.

Una vez tengamos lo que queremos mantener podríamos hacer los siguientes pasos:

  1. Definir diferentes áreas de juego en su habitación: manualidades, lectura, construcción e imaginación (juego libre), y poner espacios y contenedores para cada una de ellas.
  2. Coger 4 cajas y marcarlas 1, 2, 3 y 4, una para cada vez que hiciéramos la rotación, yo la hacía cada 15 días, por ello, tenía juguetes para 2 meses, y así rotando.
  3. Coger y poner en cada una de estas cajas juguetes de cada una de las secciones que habéis establecido en su área de juego, y guardarlas en un armario.
  4. Empezad poniendo los juguetes que más les gustaban, así la novedad/cambio se empieza con buen pie ;-).
  5. Si algún juguete veis que están jugando mucho cuando toca la rotación, puedes dejarlo y coger alguno de esa categoría de la nueva rotación y dejarlo para la próxima vez.
  6. Tal y como he comentado, yo hacía la rotación cada 15 días, pero cada uno puede establecer el calendario que más le convenga, 3 semanas, 1 mes, es ir probando hasta encontrar lo que mejor funcione.
  7. Otra cosa que añadí a posteriori, era hacer pequeños cambios en sus espacios, para que estos evolucionaran como sus juguetes: cambiaba alguna funda de cojín, algún contenedor distinto, una alfombra distinta. Todo era novedad, y eso es muy atractivo para las mentes curiosas de los niños.

Piensa que organizar las salas de juegos de los niños mejora la calidad del juego de nuestros hijos.

Deben aprender a jugar sin excesos, sin caos, sin desorden, y si conseguimos que la cantidad de juguetes que tengan sea la adecuada esto será mucho más fácil de conseguir.