Vayamos a por la purga de Febrero, ánimo este mes tendrás menos trabajo, no es bisiesto, pero igualmente tendrás 28 objetos, pensamientos o actitudes de las cuales puedes desprenderte para sentirte más ligero.

Empecemos:

1. Cables que no tienes ni idea para que sirven.

2. Esos libros que te han prestado hace tiempo, igual es un buen momento para devolvérselos a su dueño.

3. Cientos de herramientas, clavos y otros componentes de bricolaje que no sabes ni para que sirven.

4. En la misma línea, deshazte de todas aquellas piezas de montaje de muebles de Ikea que te han sobrado a lo largo de tu vida.

5. Maletas sin ruedas. Igual todavía eres de los que puedes ir con ellas, pero si eres cómo yo, que ya no soy capaz de viajar sin las preciadas ruedas, es un buen momento para deshacerte de ellas.

6. Esas cremas de manos o de pies, que están ahí sabiendo que deberías ponértelas cada noche, pero que ni lo haces ni lo vas a hacer. Recuerda el reloj de caducidad de los productos de cosmética se pone en marcha a partir del día que los empezamos.

7. Hace frío y seguro que estas usando todas esas cientos de bufandas, guantes o foulards que tienes, si es el caso, perfecto, pero si no lo es, esos que están en tus cajones sin utilizarse podrías decirles adiós.

8. Líquidos quitamanchas que hemos probado no son tan mágicos como nos dicen y los guardamos por si se obra un milagro. Los milagros sólo en Lourdes.

9. Amigos en Facebook o cualquier red social. Hay muchos de ellos que ni conoces o no te interesan, igual es el momento de ponerse al día.

10. Esas asas de bolsos largas que no usas. Muchas están dentro de los mismos bolsos o por cualquier caja o cajón, si te gusta tu bolso sólo con la opción corta, deshazte de ellas.

11. Cualquier cosa en tu lista de tareas pendientes que está desactualizada. Muchos tienen listas de cosas que deseaban o necesitaban hacer en un momento, pero ahora está desactualizada. O porque los sentimientos han cambiado para hacerlo o porque ya no tienen sentido.

12. Antipolillas gastadas. Ya lo he comentado alguna vez a las polillas no es tan fácil engañarlas.

13. Cajas vacías de bisutería, esas que te dan en la tienda cuando te compras unos pendientes, un colgante o un anillo, y que guardas no se sabe para que.

14. Cordones de calzado que vienen de recambio. Sinceramente yo no he cambiado nunca ninguno, o porque no se me han roto o porque antes me he deshecho del zapato.

15. Cualquier cosa que te haga sentir triste o culpable cuando la miras. Sinceramente los malos rollos si los evitamos nos haremos un favor.

16.  Esas alfombras que ni tienen pelo, ni hay manera de hacerlas limpias o simplemente que no pegan con nuestra decoración actual.

17. Tapas de sartén, sin sartén a juego.

18. Garantías ya vencidas. Recuerda las garantías como máximo suelen tener una vigencia de 2 años.

19. Esas bolsas de tela o de otro material que tenemos para evitar que nos den bolsas de plástico, yo también tengo, pero alguna no cientos, que suelen añadirse a las cientos que tenemos de Ikea.

20. Cinturones de otra talla, que no te gustan, que guardas pero que ya no llevas, estropeados, demasiado delgados, demasiado anchos ..

21. Invitaciones que han sido y que guardamos, para …?

22. Los tuppers, te lo dije lo recordaré cada mes porque seguro que todavía continúan ahí los rotos, amarillos, los sin tapa, los con tapa, pero que no encaja …

23. Pinceles, rodillos, y cualquier otro accesorio de pintura que seguro no volverás a usar. O aunque tengas previsto pintar, es fácil que no puedan volverse a utilizar.

24. Esas velas de pasteles que guardamos, si están todavía presentables, se pueden guardar, pero si la mecha está totalmente gastada, desgastada la vela o a perdido su forma creo que ya ha cumplido suficiente.

25. Revisa tus medicamentos, seguro que muchos están caducados o simplemente no sabes ni para que sirven.

26. Sujetadores deportivos que han perdido su agarre.

27. Esas muñequeras de cuando hacías tenis, ni haces tenis ni te van bien.

28. Tijeras que no cortan muy bien.